Pescando con Hoppers

     Pescando con Hoppers

Por Ricardo Ordoñez

http://www.lavaguada.clSaltamontes - Pescando con Hopper 01




No recuerdo un momento tan emocionante, explosivo y estimulante que los segundos que se suceden al ataque de una trucha cazadora a una mosca imitación de saltamontes o hopper.  Si la pesca con mosca seca es el grado más elevado de esta técnica, la pesca con imitaciones de estos insectos terrestres, como los saltamontes, debe ser el gran paradigma que rodea los aspectos más sutiles de la pesca con imitaciones de moscas que flotan y se desplazan sobre la superficie del agua.

Saltamontes - Pescando con Hopper 05

      Los saltamontes, como son llamados comúnmente las langostas terrestres, son una presa muy apetecida por los peces y muy particularmente por las truchas.   Eso lo aprendí de niño, cuando acostumbraba pasar mis vacaciones de verano en la casa de un tío en las cercanías de Lanco, al norte de la ciudad de Valdivia.  La casa de campo estaba ubicada en una pradera cerca de una quinta con árboles frutales y a escasos metros del río Cruces, en un sector donde las aguas de este río se caracterizaban por sus correntadas ligeras con formaciones de largas correderas, rápidos riffles y profundos pozones de un tono verde oscuro.  En el sector la pesca siempre era buena, el río generoso nos regalaba peleadoras truchas Arcoiris y Farios con pintones de colores intensos.  Mi tío era un hombre muy agradable, cariñoso, amable y trabajador al extremo.  Aun cuando no era obligaciones, me gustaba acompañarlo para colaborar en las tareas que demandaba el cuidado y la mantención de la parcela.  Todas las tardes me tomaba el tiempo para ir hasta el río e intentar la pesca de las truchas que habían pasa todo el día sin ser molestado.  Para nadie era un secreto que la mejor carnada que podíamos llevar para tentar a las truchas del lugar, era los saltamontes que hacían hordas de insectos alimentándose y saltando entre los pastos casi secos de la mayor parte de las praderas una vez que ha entrado el verano.  Un saltamontes grande como carnada sobre el azuelo era suficiente para incentivar el ataque de las truchas.  La tomada siempre era rápida y  violenta, al punto que el agua parecía estallar al momento de la tomada, seguida de una lucha descomunal.

     De eso han pasado más de veinticinco años, ya no utilizo saltamontes vivos como carnada para pescar, y si bien muchas cosas han cambiado con el tiempo, hay algo que no ha variado con el correr de los años, como  la fuerza incontrolable que encierra el ataque de una trucha cazadora sobre una mosca que imita un saltamontes flotando sobre la superficie del agua, y el raudal de emociones estimulantes que se suceden para retener la huida de aquel pez, posterior captura y liberación.

 Saltamontes - Pescando con Hopper 02

La imitación de un insecto terrestre

     El término “terrestres” tuvo su origen hace unos 50 años, cuando Charlie Fox lo utilizó para describir a los insectos desarrollados en la tierra y los cuales por diversas circunstancias llegaban al agua para transformase en una presa y alimento para los peces.   Charlie Fox y Vincent Marinaro fueron los primeros pescadores que repararon en el estudio del comportamiento de las truchas ante insectos terrestres como los escarabajos, grillos, langostas, hormigas y gusanos.  Juntos descubrieron y desarrollaron esta estrategia de pesca en el famoso río “Letort Spring Run”, el cual se ubica en la parte sur-central de Pensilvania.

Saltamontes - Pescando con Hopper 06

     Los terrestres ampliaron las posibilidades para todos los pescadores que gustan de la pesca con mosca seca, técnica que en la época se veía limitada a la temporada de verano y sólo a las primeras horas de la mañana y últimas de la tarde, que son los momento de mayor actividad para las eclosiones de Mayflies, Caddiesflies, Stoneflies y Midges.   A diferencia de los anteriores, la pesca con imitaciones de terrestres se lleva a cabo en la mitad del día, cuando la temperatura del aire y del agua se elevan, y los insectos terrestres comienzan su actividad sobre las praderas y la vegetación cercana a ríos, lagos y lagunas.

     Muchos factores confabulan para que los insectos terrestres lleguen hasta las aguas de los ríos.  El viento, la lluvia y los saltos erráticos son algunos elementos que fuerzan la caída a estos insectos hasta la superficie del agua.  Fuera de su elemento, estos insectos se transformas en presas muy vulnerables, por lo que en estos momentos se convierten en presas fáciles para las truchas y otros peces cazadores.

     Las langostas o saltamontes son insectos terrestres de gran abundancia y proliferación a lo largo y ancho de todo el planeta.  Las praderas y pastizales son su hábitat natural.  En los días calurosos del verano estos insectos logran su mayor actividad, transformándose en una de las presas más comunes para las truchas y otros peces en los ríos que se desplazan por planicies bordeadas o cercanas a praderas y pastizales.

La pesca con saltamontes o hopper

     Los saltamontes son  insectos que pertenecen al orden de los ortópteros, este incluye saltamontes, grillos y langostas.  Aunque no sean insectos de origen acuáticos, todos ellos forman parte importante de la dieta y alimentación de las truchas durante los meses de verano.  En este sentido, hay que aclarar que las truchas no se preocupan de si su alimento procede del fondo del río o del exterior.  Las truchas ponen especial atención a la superficie del agua y esto hace que los insectos terrestres sean una importante fuente de alimento, por lo que no es prudente restarle valorar a la efectividad de este tipo de moscas e imitaciones. Los insectos terrestres pueden conformar hasta el 80% de la fuente de alimentos de una trucha en determinados períodos del año, especialmente a finales del verano. Los saltamontes soportan bien las primeras heladas por lo que también es un buen patrón para el inicio del otoño.

   Para utilizar un hopper, que no es otra cosa que una mosca que imita a un saltamontes, debe tener algunas consideraciones importantes.  En determinados períodos del año los saltamontes son muy abundantes, por lo que este puede ser un momento propicio para la pesca con hopper.  Si tenemos suerte con el día y podemos observar que el viento los arrastra hasta el agua, será un momento ideal para utilizar algunas imitaciones de saltamontes de su caja de moscas.  Los saltamontes generalmente salen de sus huevos entre diciembre y enero, alcanzando su estadio adulto hacia mediados de febrero.  Su puesta de huevos normalmente se produce a finales de marzo y principios de abril. El mejor momento para la pesca con patrones de hopper es en febrero y principios de marzo, sobre todo durante las tardes calurosas, ya que son las horas donde logran su mayor movilidad y actividad. Un hopper es un patrón que no sirva para todos los meses del año, sin embargo es importante contar siempre con algunos montajes en la caja de moscas para esos días calurosos de verano.  Mejor es estar preparado para luego no lamentarse por estar despreocupado.

Saltamontes - Pescando con Hopper 03

    La presentación de hopper no es una cuestión crítica.  El patrón de saltamontes no requiere de una imitación exacta a los insectos que se encuentran en la pradera cercanas.  Lo importante es que usted tratar de igualar el tamaño y su color con los insectos que se encuentran en el entorno.  Esto se debe a que hasta las truchas más selectivas buscan en su zona de caza la caída de estos insectos terrestres que se encuentra indefenso en el agua.  Los hoppers son moscas grandes, por lo que usted podrá pescar utilizando líneas de flote con  leaders de 9 y 10 pies de largos, los que facilitan el lanzamiento y presentación.  Los saltamontes son buenos nadadores y utilizarán sus potentes patas para intentar salir del agua, de la misma manera que lo hacen cuando saltan en tierra firme.  Este comportamiento lo podemos imitar pescando en la superficie y recogiendo con pequeños tirones.  Es importante que la recogida de este patrón sea sistemática, por lo que procure manter una recogida a intervalos con pequeños tirones para después dejar que la mosca quede quieta en el agua por unos 15 ó 20 segundos antes de volver a retomar la recogida a cortos tirones.

   Un hopper no requiere de una presentación delicada como es el caso de otras moscas secas.  En la naturaleza la caída al agua de un saltamontes genera un gran estruendo en la superficie.  Es un insecto grande y pesado, por lo que es natural que se produzca un alboroto muy notorio al caer al agua.    Este alboroto se repite cuando trata de salir a saltos del agua, dando saltos con sus poderosas patas traseras.  Toda esta actividad en la superficie es lo que llama la atención de las truchas y otros peces cazadores, señales inconfundibles de que existe la posibilidad de tomar un bocado con facilidad.  Trate de imitar con su mosca este comportamiento y tendrá una tomada casi de forma segura.

    Tenga presente que todas las orillas con abundancia de follaje son sectores inmejorables para pescar con una imitación de hopper.  La gran mayoría de los saltamontes que terminan cayendo al agua se concentran en el follaje cercano a las orillas.  Por otro lado, estas mismas orillas suelen ser refugio para los peces durante las calurosas tardes del verano, por lo que son sectores ideales para utilizar uno de estos patrones.   En ríos muy anchos deberá tratar de lanzar su hopper lo más cerca de la orilla que le sea posible, mientras que en los ríos más angostos las truchas suelen ver los saltamontes desde cualquier punto del río y estarán dispuestas para atacar un hopper lanzado en el medio del caudal.

Saltamontes - Pescando con Hopper 04

    Cuando un saltamontes cae al agua las truchas ven la oportunidad de una comida fácil.  Para engañar a un peces activos, el lanzamiento de su mosca debe hacerlo siempre arriba de donde éste espera su alimento y  tratando de hacer notar la caída del patrón cuando este choca contra la superficie.  Con este lanzamiento podrá incentivar el reflejo condicionado de las truchas para que lo tomen inmediatamente sin observar demasiado la mosca que acaba de poner a su alcance.

El montaje de hopper

     Existen varios y efectivos patrones para imitar un hopper que puede utilizar exitosamente en nuestras aguas.  Estos son algunos de los montajes que funcionan perfectamente y los cuales son francamente moscas muy pescadoras.

Saltamontes - Pescando con Hopper 07

HENRYS FORK HOPPER

Anzuelo: TMC 5212 # 6 al 14

 Hilo: 6/0 color amarillo

 Cuerpo: Pelo de alce claro natural

 Bajo-ala: Pelo de alce color amarillo

Sobre-ala: Saddle de gallina moteada laqueada

Cabeza: Pelo de alce claro o natural, el final forma el collar

 Patas: Patas de goma color blanco o amarillo

Mechón o indicador: Poly yarn color  naranjo

Saltamontes - Pescando con Hopper 08

DAVES HOPPER

Anzuelo: TMC 5263 # 8 al 10

Hilo: 6/0 color café

Cola: Pelo de alce o calf color rojo

Cuerpo: Hilado de lana o wool yarn color amarillo

Hackle: Pluma de gallina color café en palmer y podada

Bajo-ala: Pelo de ardilla o calf color rojo

Sobre-ala: Pluma de pavo moteado

Cabeza: Pelo de ciervo natural

Patas: Hackle color café cortado y anudado

Saltamontes - Pescando con Hopper 09

PARACHUTE HOPPER

Anzuelo: TMC 300 # 8 al 14

 Hilo: 6/0 color café

 Poste parachute: Calf color blanco

 Cuerpo: Dubbing antron yarn color café

 Ala: Pluma de pavo moteado

 Patas: Fibras de plumas de faisán anudadas

 Hackle: Pluma de gallo castellano o grizzlly

Saltamontes - Pescando con Hopper 10

FOAM HOPPER

Anzuelo: TMC 5212 # 6 al 14

 Hilo: 6/0 color café

 Cuerpo: Foam color amarillo y café  claro o tan

 Hackle: Pluma de gallina color café en  palmer

 Bajo-ala: Plumas de faisán rojo y amarillo

 Ala: Pluma de faisán

 Sobre-ala: Fibras de pelo de ciervo natural – Elk body hair

 Patas: Plumas de pavo anudadas

 Cabeza: Foam color amarillo y café claro o tan dobladas

 Gomas: Patas de gomas color amarillo con variantes de color negro

A %d blogueros les gusta esto: